Entrevista A Eloy Arribas

Entrevista a Eloy Arribas: “Vivir en el entorno rural me ha permitido desarrollarme como artista”

Es la 1 de la tarde y tenemos programada una entrevista a Eloy Arribas vía telefónica. Un artista que tiene su base montada en Pedrajas de San Esteban (Valladolid). Tiene 26 años, un currículo que quita el hipo, y hace 3 años decidió cambiar la ciudad por el pueblo, al que ha estado vinculado desde la infancia.

  • ¿Por qué cambiaste la ciudad por el medio rural?

Decidí venirme al pueblo en el momento en que vi que podía seguir siendo artista sin necesidad de tener otro trabajo. Necesito un estudio muy grande, una infraestructura que en una ciudad sería inviable. Tengo un herrero  y un carpintero a 5 metros de mi casa. No sabría cómo hacer algunas de mis piezas en Madrid.

  • ¿Dónde vivías antes?

Nací y me crie en Valladolid, pero estudié Bellas Arte en Salamanca. Siempre me gustó el campo. Los fines de semana han estado ligados al pueblo desde pequeño.  No ha sido un cambio de vida tan radical.

  • ¿Qué pensaron tus padres y tus amigos cuando les dijiste “me voy a vivir a Pedrajas”?

Lo que he hecho es volver a usar la casa del pueblo. Que no se muera por desuso fue una buena noticia para todos. Mis amigos de toda la vida de aquí están encantados, pero para los de Salamanca fue un poco extraño.

  • ¿Recomendarías la experiencia?

Claro que sí. Yo necesitaba tranquilidad para desarrollar mi obra, pero si hiciese otro trabajo quizá no estaría aquí porque las oportunidades de trabajo escasean. Si tienes inquietudes aquí no las vas a explotar al máximo. Hay alguna oferta cultural pero oportunidades profesionales y laborales muy pocas. Hay algo de teatro, conciertos…

  • ¿Te ves viviendo en Pedraja toda la vida?

Me gustaría irme a algún sitio. Quizá México una temporada. Llevo 3 años y me gustaría irme de “vacaciones” para luego volver. Alternar es la clave. Esta es mi base de operaciones pero no tengo porqué vivir aquí de forma permanente.

  • ¿Qué echas de menos de la ciudad?

Sobre todo la oferta cultural. Eso lo echo de menos. El día que tienes ganas de ver esto o aquello y no te apetece desplazarte…se lleva regular.

  • ¿Podrías desarrollar tu actividad sin acceso a Internet?

Precisamente mi gran aliciente fue tener Internet. Necesito comunicarme con mis clientes, mis galeristas, mantener activas las redes sociales, hacer envío. Por mi manera de trabajar, Internet es una herramienta imprescindible.

  • ¿Qué harías tú para incentivar a la gente a irse a vivir al entorno rural?

Es complicado, es un problema social. Me vuelvo al pueblo y digo, venga, cambio de vida. Depende de en qué trabajes quizá puedas o quizá no.  Muchos creativos o publicitarios se podrían ir al pueblo si quisiesen. El nivel de calidad de vida es muy elevado. Yo voy a Madrid dos veces al mes y cada vez que llego pienso “esto no es sano”. Aquí puedo ir caminando a cualquier sitio y eso no lo cambio. Realmente lo que hay que tener son ganas.

Tampoco se puede decir que no haya nada de nada, y si no lo hay lo que sobran son oportunidades para que eso cambie. Nosotros por ejemplo, montamos conciertos por ambición. Nos encanta la música y como no la había, nosotros la hemos hecho.

Si la gente quiere y se organiza puedes hacer muchas cosas.

  • ¿Ha influido en tu obra vivir en Pedrajas?

En lo que sí ha influido es en mi forma de producir. Necesito estar aquí para poder crear como yo lo hago. Un espacio como el que tengo en el centro de una ciudad sería imposible. En Pedrajas tengo el lugar y al mismo tiempo las comodidades que necesito para hacerlo viable.

Hago estética urbana así que no tiene demasiado que ver con el entorno en el que vivo pero vivir aquí si me da más tiempo para mí y para pensar. El campo me da tiempo y pensar en lo que quiero hacer es parte de la producción artística.

  • ¿Cómo definirías tu obra?

Soy pintor y escultor. Me interesa sobre todo cómo continúan existiendo comportamientos y sentimientos intrínsecos a las personas en el mundo actual. Puedo hacer un retrato ecuestre pero subido a una bici. El odio, el amor o la guerra los trato como un observador ajeno de lo que ocurre, desde lo naif.

  • ¿Y hay algo que como artista en la ciudad sería distinto?

Las visitas guiadas a mi estudio son mucho más complicadas de gestionar. El resto  es prácticamente como en la ciudad.

  • Vivimos un momento en el que la gente expone su vida en las redes sociales y la imagen que da a través de ella acaba por tener importancia. Sin embargo tú estás al margen de todo eso. Vienes de vuelta.

Yo entiendo Instagram como un portfolio. Me cuesta ser un personaje social, no me sale. No va conmigo. El uso que doy a Facebook es también profesional. Prefiero que mi imagen social sea mi trabajo.

Terminamos la conversación y Eloy continúa con el embalaje de sus obras. Esta vez, se va rumbo a Barcelona, ciudad que acogerá su próxima exposición.

Entérate de cómo le cambia la vida a Magaña

Te contaremos lo que supone Internet de calidad para este pequeño municipio de Soria. Entrevistas, reportajes y mucho más...

Te has suscrito con éxito.